domingo, 31 de agosto de 2008

El artista - Oscar Wilde

Una tarde le vino al alma el deseo de dar forma a una imagen del Placer que se posa un instante. Y se fue por el mundo a buscar bronce, pues sólo en bronce podía concebir su obra. Pero había desaparecido el bronce del mundo entero; en parte alguna del mundo entero podía encontrarse bronce, salvo el bronce solo de la imagen del Dolor que dura para siempre. Era él quien había forjado esta imagen con sus propias manos, y la había puesto sobre la tumba de lo único que había amado en la vida. Sobre la tumba de lo que más había amado en la vida y había muerto había puesto esta imagen hechura suya, como prenda y señal del amor humano que no muere nunca, y como símbolo del dolor humano que dura para siempre. Y en el mundo entero no había más bronce que el bronce de esta imagen. Y tomó la imagen que había formado y la puso en un gran horno y se la entregó al fuego. Y con el bronce de la imagen del Dolor que dura para siempre esculpió una imagen del Placer que se posa un instante.

12 comentarios:

Diabliyo dijo...

Te invito a formar parte de un proyecto de software para publicidad de sitios web.

Solo necesitas registrar tu blog/fotolog/metrolog/myspace/facebook/youtube o pagina personal y cumplir los puntos que se te indican para formar parte de este proyecto, la finalidad es incrementar tus visitas y dar a conocer tu sitio web en todos los sitios web del mismo ambito que tu.

Link al Proyecto: http://banlog.sie-group.net/

tan versátil como acústica dijo...

precioso texto.

Anónimo dijo...

hey you... que bonito que es esto. muy lindo... me gustaria tenerte entre mis contactos msn... me gustaria poder hablar con vos. de donde eres?


un beso
cuidate.

Castigadora dijo...

Un texto precioso que esconde la verdad.
No hay amor que dure eternamente, ni tampoco dolor para siempre. En algún momento se supera, y se vuelve a sentir placer, ilusión! El artista hizo bien.

Un beso

Alatriste dijo...

Me apetecía leerte de nuevo, así que como no había novedades en tu casa de verano, acudo a la de invierno. Je, je, je.
Desgraciadamente, nada es para siempre. Ésa es la moraleja.
Un beso, amiga y es un privilegio leerte. Hasta pronto.

Miss Morpheus dijo...

Árdua tarea alquímica la de transmormar en placer el dolor... Y una preciosa manera de contarlo.

Un saludo.

mi despertar dijo...

Interesante tu escrito y los comments también.
Te dejo un abrazo desde mi recomenzar

Gaviota dijo...

El escrito muy bien redactado

Luz de Gas dijo...

El gran Oscar con grandes y sencillas palabras.

Un abrazo

Anónimo dijo...

maleable como los sentimientos,

saludos
hannibal

Castigadora dijo...

Ayer estuve viendo una obra de teatro "La importancia de llamarse Ernesto" Me fascina este autor.

Saludos

Javier dijo...

¿tan encerrada te quedarias en tu biblioteca infinita en Lanus? Me pregunto si el gran Viejo te prestaria sus modulos infinitos en su biblioteca de babel. Tu post de Oscar Wilde me obliga a invitarte a visitar mi blog, donde justamente mi ultimo posteo le rinde un pequeño honor al genio Irlandes.

Saludos