viernes, 17 de octubre de 2008

Lo que no sé nunca lo sabré - Gustavo Nápoli

La noche puede verse
pero nada se ve dentro de ella,
ella se pinta de oscuro
y te hace oscuro para ella;
sabiendo que todo se apaga insistirás alumbrando,
es así la duda eterna en la que tanto se confía,
es sólo lo incierto que no huirá de mí.
Acá va la ruta negra,
acá está el espejo solo,
un mundo sin nombrar,
lo que no sé.
Ahora crucemos a la luz,
dejemos que nos ciegue también,
que nos haga como el fuego
dejémonos encender
como un faro en aquella lejana costa.
No sólo con los ojos podemos verlo todo
ni sólo con la luz.
Acá va la ruta clara,
acá sigue el espejo solo,
un mundo por nombrar
pero nunca lo sabré.

3 comentarios:

Alatriste dijo...

Me gusta este cuaderno de bitácora en el que nos dejas ver los límites de tu travesía, las palabras que te inspiran, los rumbos que sigues.
Un beso muy grande y un placer visitarte como siempre.

Regina dijo...

Niña, es bellísimo!!

cuanta verdad: no sólo con los ojos podemos verlo todo, ni sólo con la luz, sabiendo que todo se apaga insistirás alumbrando


Gracias!!

Besos

Zadala dijo...

Necesitamos las sombras de vez en cuando, para refugiarnos...
No todo se ve si sólo tenemos luz, es cierto.
Un saludo.