domingo, 18 de enero de 2009

Transferencia - Hamlet Lima Quintana

Después de todo, la muerte es una gran farsante.
La muerte miente cuando anuncia que se robará la vida,
como si se puediera cortar la primavera.
Porque al final de cuentas,
la muerte sólo puede robarnos el tiempo,
las oportunidades de sonreír,
de comer una manzana,
de decir algún discurso,
de pisar el suelo que se ama,
de encender el amor de cada día.
De dar la mano, de tocar la guitarra,
de transitar la esperanza.
Sólo nos cambia los espacios.
Los lugares donde extender el cuerpo,
bailar bajo la luna o cruzar a nado un río.
Habitar una cama, llegar a otra vereda,
sentarse en una rama,
descolgarse cantando de todas la ventanas.
Eso puede hacer la muerte.
¿Pero robar la vida?... Robar la vida no puede.
No puede concretar esa farsa... porque la vida...
la vida es una antorcha que va de mano en mano,
de hombre a hombre, de semilla en semilla,
una transferencia que no tiene regreso,
un infinito viaje hacia el futuro,
como una luz que aparta
irremediablemente las tinieblas.

15 comentarios:

Salva dijo...

Una vez leí en un libro de Millás que un periodista habló con una médium para hacerle una entrevista a Dios. Le preguntó sobre la muerte, y Dios dijo: "me extraña que os importe tanto, para mí sólo es un desplazamiento de la vida".

Castigadora dijo...

Que lindo lo que publicaste. Nadie puede robar la vida.

Besos

santiago dijo...

mirado de esa forma, la muerte es renacer
un saludo

La Menina de la Reina dijo...

vaya, superprofundo a estas horas de la manaña de un sábado. Siempre he dicho que no se puede borrar la vida que ya viviste, que eso queda para uno. Puedes dejar de vivir, pero no perder la vida.

Un salu2

Administrador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
MBI dijo...

La muerte no es más que ya No.
No tiene gran importancia.

MBI dijo...

Un OOOOFFFFF

Administrador dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Monica dijo...

He visto tus dos blogs y de verdad te felicito,hay originalidad,selección y talento.
Ha sido un gusto.
Te dejo mi saludo y te deseo lo mejor.
Un abrazo.

manuespada dijo...

Cuando estás muerto ya nada importa, todo da igual, lo que da miedo es el hecho de morirse, no de estar muerto.

g. dijo...

Me gusto, nada más que eso hoy (Mientras vuelvo).

Saludos.

Aida dijo...

Es la primera vez que paso por aquí y me gusta lo que encuentro :)
La muerte es inevitable, antes o después nos tocará a todos, así que lo mejor es aprovechar el presente, que es lo único seguro que tenemos.
Un beso y espero que nos sigamos leyendo a menudo!

Libelula dijo...

La muerte siempre miente, es lo único que sabe hacer.
Saludos de una retornada :)

Ipnauj dijo...

Bello poema que me confirma lo infame que es la reina de las tinieblas.

Un gran saludo.

Anónimo dijo...

Bello. Ayuda mucho